Apple planea abandonar a Intel como proveedor de los chips para los ordenadores Mac en 2020

El gigante de la tecnología pretende aplicar el mismo modelo de fabricación que en los iPhone e iPad, que emplean sus propios procesadores, algo que ha situado de repente en una posición delicada a la firma de componentes

Transición sin dilación. Un punto de inflexión dentro de su estrategia para poder controlar una parte más de su proceso de fabricación. Apple planea emplear sus propios procesadores en los futuros ordenadores que comercialicen a partir de 2020. Una decisión que le llevará a romper definitivamente con uno de sus principales componentes hasta la fecha, Intel.

Según desvela «Bloomberg», el gigante de la tecnología ha tomado una decisión importante en su trayectoria empresarial. Reemplazar a Intel como principal proveedor de chips, uno de los componentes esenciales para el funcionamiento de los productos electrónicos. Como ya sucede en los dispositivos iPad o iPhone, Apple pretende diseñar y fabricar internamente sus procesadores. Este golpe sobre la mesa le permitirá, al menos, controlar todo el proceso de creación desde cero.

El proyecto, conocido por su nombre en clave Kalamata, aún se encuentra en los primeros compases de desarrollo, pero según los expertos permitirá a la compañía lograr que todos sus dispositivos funcionen de similar manera. Esta decisión, sin embargo, puede colocar en una posición delicada a Intel, que no tiene prácticamente presencia en el mundo móvil. En medio de los rumores originados este lunes, las acciones de Intel se desplomaron un 9.2%. Con su alianza con Apple, no solo aupó al éxito a la línea de ordenadores Mac (proporciona el 5% de los ingresos anuales, según los expertos), sino que también le situó como líder de la fabricación de componentes en el sector.

Por ahora se trata de un plan del que se desconoce si finalmente se pondrá en práctica. Lo que está claro es que esta iniciativa viene en un momento decisivo. En la actualidad, los dispositivos móviles (iPhone, iPad, Apple Watch) emplean chips diseñados por Apple basados en la tecnología de ARM, con lo que pasar también a controlar los procesadores en los ordenadores Mac le otorgaría una ventaja temporal y cortar con las exigencias de la hoja de ruota establecida por Intel en la fabricación de sus chips.

La utilización de sus propios procesadores en los Mac converitiría a Apple en el único fabricante de ordenadores en optar por esta estrategia en comparación con otros fabricantes como Dell, Lenovo, HP o Asus, que siguen dependiendo de Intel, cuestionada en los últimos meses por la crisis producida por los agujeros de seguridad Meltdown y Spectre. Los expertos, además, destacan que controlar el hardware y software producido en los Mac, como ya se produce en los iPhone o iPad, se traduciría en un mayor rendimiento e, incluso, extender la duración de la batería al permitirle a la compañía optimizar los recursos informáticos. Como parte de esta iniciativa, la compañía también está trabajando en un sistema llamado internamnete Marzipan para lograr que los Mac funcionen como los iPhones y, por tanto, ejecutar aplicaciones procedentes de un entorno móvil directamente en el ordenador.

Todo ello coincide con el anuncio de Intel de que su nuevo modelo de procesador, Intel Core i9, llegará también a dispositivos móviles. La 8ª generación de chips i9 forma parte de la nueva gama de productos móviles de «alto rendimiento», según la compañía, diseñados para proporcionar una mejor experiencia en juegos y creación de contenidos cuando el usuario se encuentra en desplazamiento.