Así es el nuevo Apple Watch Series 4

Apple ha presentado la cuarta generación de sus relojes inteligentes, el Apple Watch Series 4, que vendrá en dos tamaños, de 40 y 44 milímetros, es decir, ligeramente más grandes que sus predecesores, de 38 y 40 milímetros. Ambos modelos tendrán paneles de tipo OLED de diseño cuadrado. Además de sistema de geoposicionamiento por GPS, uno de ellos contará con conectividad para redes de telefonía, lo que podrá utilizarse sin estar conectado obligatoriamente con el iPhone. Su idea, convertirse en un «gadget» para la salud.

El chasis, más liviano y ligero que el anterior modelo, le confiere un aire de modernidad y elegancia. Aumentar sus dimensiones, además, ha permitido mostrar más información. A nivel estético, el dispositivo se ha estilizado gracias a sus bordes ligeramente más redondeados. Ha ganado espacio (un 32%) pero se mantiene la idea conpcetual. «Es el reloj más vendido del mundo, no solo el “smartwatch”», apostilló Tim Cook, consejero delegado de Apple, durante su presentación este miércoles en su sede oficial.

Para ello, se ha rediseñado su interfaz para lograr añadir más información de la actividad física, de notificaciones y demás funciones personales. «Es un guardián de la salud», defendió Jeff Williams, director de operaciones de Apple, quien adelantó que el nuevo dispositivo será capaz, además, de detectar caídas bruscas. Si el dispositivo detecta inmovilidad durante 60 segundos tras la notificación, llamará automáticamente a los servicios de urgencias y enviará un mensaje con la ubicación a los contactos de emergencia. Para detectar las caídas, se utilizan un acelerómetro y un giroscopio de última generación, así como algoritmos creados específicamente para identificar las caídas. El objetivo es analizar la trayectoria de la muñeca y la aceleración del impacto.

Además de mayor potencia gracias al nuevo procesador S4, dispone de un enfoque muy orientado al análisis y monitorización de la salud, contando para ello con un nuevo sensor de ritmo cárdiaco, que se ha mejorado en esta ocasión. El nuevo modelo será capaz de detectar alguna anomalía en el pulso del usuario. Unos nuevos sensores permitirán al Apple Watch realizar electrocardiograma. Unos valores importantes para aquellas personas que tienen algún problema coronario, permitiendo, además, compartir la información con un profesional médico.

Otra de sus apuestas es ampliar el catálogo de esferas digitales o pantallas principales. Una de ellas está diseñada para añadir imágenes personales. Además de estas novedades, el dispositivo ha mejorado el equipo de audio del altavoz, el doble de potente que el anterior. Pese al cambio estético, las correas serán compatibles. La parte trasera del Apple Watch Series 4 está compuesta de cerámica negra y cristal de zafiro, mientras que la corona (Digital Crown) incluye ahora respuesta háptica, con pequeñas vibraciones, y que sirve como punto de medición secundaria para realizar ese electrocardiograma. El «wearable» debutará con el sistema operativo WatchOS 5, que mejora las notificaciones, una nueva aplicación de entrenamiento o competiciones entre contactos.